Miércoles, 05 Mayo 2021 23:11

La arquitectura y diseño que nos distingue

Escrito por Mayra de Feria Avilés
Valora este artículo
(0 votos)

En una de las principales calles que se caracterizaban por el comercio, Galiano entre Concordia y Neptuno, se levantaba un monumental edificio donde la planta baja servía de sede a una espaciosa sala, primeramente, dedicada al género teatral y años más tarde al cinematográfico: El Radio Cine inaugurado en 1936. Pero la capital carecía en población y posición y la misma condición exigía un teatro de mayor categoría que estuviera a la altura de la nueva modernidad. La iniciativa la toma el reconocido hombre de negocios Elier Rodríguez y su diseño es realizado por los arquitectos Fernando Martínez Campos y Pascual Rojas 2 años después. Finalmente, una de las obras de mayor interés arquitectónico del Habana se terminó en 1941.

Forma parte de un complejo constructivo de grandes dimensiones, un ineludible hito visual de la ciudad, ubicado en una de las calzadas principales de la Habana y de fuerte carácter comercial. Es uno de los edificios más representativos del Art Decó.

Para su aspecto exterior se seleccionó un estilo arquitectónico que destaca con sencillez las líneas verticales en el cuerpo superior en contraste con la marcada horizontalidad de la marquesina que cubre todo el largo de la fachada. El vestíbulo principal "Foyer" y demás salas de espera van decorados sabiamente dentro de las líneas modernas.

 En general acusa una marcada influencia norteamericana a tono con la época de construcción. Hay referencia al Rockefeller Center de New York y particularmente el extraordinario interior del teatro recuerda a la Radio City Music del cual es una réplica.

Son de destacar las soluciones exteriores de circulación a partir de un rico juego de escaleras que parten del vestíbulo principal con impresionante diseño de piso para conducirlo a los diferentes niveles. En los niveles superiores se destacan las salas de estar, para una dama un color es claro y delicados diseños y otra para caballeros de consecución recia y sobria en la que sobresalen una serie de bailarinas que danzan sobre un piso. La sala de espectáculos con una luz libre de 20 m por una sucesión de bóvedas en forma de conchas y en la cubierta del Balcón, llama la atención de las estrellas que aparentan estar en la bóveda celeste según la tipología de moda entonces.

Todos los detalles fueron cuidadosamente diseñados según los códigos del Art Decó y los dictámenes de la tecnología más avanzada del momento y el resultado es un conjunto sumamente atractivo tiro y mantiene su vigencia y con sus 80 años cuenta con un mobiliario y luminarias en gran medida originales, así como su decoración más representativa.

 

Tomado del Libro El Teatro América y su Entorno Mágico de Pedro Urbezo.

Visto 767 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.